CON FLORES A MARÍA

Regalar flores es una manera que tenemos las personas para decirle a alguien que la queremos mucho. A la Virgen le gusta que le llevemos flores. Con ellas queremos pedirle de todo corazón, por todas las necesidades del mundo.

1) Oremos en primer lugar por todos los cristianos, para que sepan amar e imitar a Jesús, como María, y muestren así a todos el amor de Dios. Roguemos al Señor.

2) Oremos por todos los que pasan hambre y necesidad, para que encuentren quienes les ayuden y sientan la protección de María. Roguemos al Señor.

3) Oremos por la paz entre las naciones, para que, con la ayuda de María, Reina de la paz, se apaguen los odios, desaparezcan las guerras, y todos los hombres se quieran como hermanos. Roguemos al Señor.

4) Oremos por todos los enfermos, de una manera especial por los que sufren la enfermedad del coronavirus  para que la Virgen María reavive en ellos la esperanza y los asista con su amor de madre. Roguemos al Señor.

ORACIÓN

Oh Dios, que en tu designio admirable elegiste a María como Madre y Modelo de tus hijos, asístenos con la fuerza de tu Espíritu para que también nosotros podamos participar de la plenitud de tu gracia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

MES DE MAYO CON MARÍA: Caminamos con María

Quien pudiera ser como tú, María,

un océano limpio en el que Dios se mira.

Quien pudiera ser como tú, María,

entre todas llamada la mujer bendita.

Quien pudiera ser como tú, María,

Virgen, Madre de Dios, la que nos dio la vida.

Quien pudiera ser como tú, María,

la esclava del Señor a sus pies rendida.

Quien pudiera ser como tú, María,

corazón de fuego con alma de niña.

Quien pudiera ser como tú, María,

hostia inmaculada de Dios escogida.

 Quien pudiera ser como tú, María,

y en el gozo y dolor decir sí cada día.

Quien pudiera ser como tú, María,

toda la creación te canta agradecida.

Yo quisiera ser como tú, María,

estar lleno de Dios y darlo sin medida.

Yo quisiera ser como tú, María,

llamarada de gracia y hoguera encendida.

Yo quisiera ser como tú, María,

cógeme de la mano que me perdería.

Yo quisiera ser como tú, María,

el consuelo de Dios y su gran alegría.

Yo quisiera ser como tú, María.