FIESTA DE PENTECOSTÉS

Pentecostés es una festividad de carácter religioso que se celebra cincuenta días después de la Pascua, poniendo término al periodo pascual. Se celebra tanto en la religión judía como en la religión cristiana.

Para los judíos, el Pentecostés supone la celebración de la entrega de la Ley a Moisés en el monte Sinaí, cincuenta días después del éxodo

 

La historia de Pentecostés

Antes de regresar al Padre Celestial, Jesús resucitado visitó a sus discípulos y les prometió enviar al Espíritu Santo para ayudarlos. Leemos en las Escrituras que una mañana, cuando los discípulos se juntaron con María, la madre de Jesús, y otras mujeres, de repente oyeron un ruido como de un fuerte viento. Entonces vieron lo que parecían ser llamas de fuego sobre cada uno de ellos. “Todos quedaron llenos del Espíritu Santo” (Hechos de los Apóstoles, 2:4).

El Espíritu Santo llenó a los discípulos de valor y fe, dándoles el poder de compartir las Buenas Nuevas con los demás. Comenzaron a contarles a otros acerca de Jesús y que murió por nosotros y resucitó a una nueva vida. En este día, el don del Espíritu permitió a los discípulos comunicarse incluso con aquellos que hablaban diferentes idiomas.

En Pentecostés, el apóstol Pedro habló a una multitud de personas. Les pidió que se bautizaran y recibieran el Don del Espíritu Santo. Muchas personas fueron bautizadas ese día. Los apóstoles continuaron bautizando a muchas personas. Les impusieron las manos para que recibieran el Espíritu Santo, dándoles fortaleza y coraje.

El evento de Pentecostés cambió el mundo y dio origen a la Iglesia de hoy.

El Espíritu Santo vino a los discípulos en Pentecostés. Dios Padre y Jesús enviaron al Espíritu Santo para ayudar y guiar a la Iglesia. El evento de Pentecostés cambió el mundo y dio origen a la Iglesia de hoy. El Espíritu Santo.

ORACIÓN

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus hijos, y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía tu Espíritu creador Y renueva la faz de la tierra. Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo; haznos dóciles a sus inspiraciones para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo. Por Cristo nuestro Señor.AMÉN.