ORACIÓN PRINCIPIO DE CURSO “Tesoros en vasos de barro” 

Un año más comenzamos el curso escolar y en esta ocasión lo hacemos de una manera especial, siendo más conscientes de “Llevamos un gran tesoro en una vasija de barro”. En la oración con la que hemos abierto el curso escolar 2020-2021, hemos tenido muy presente ese símbolo con el que hemos querido representar la situación de fragilidad e incertidumbre actual en toda la sociedad, pero sobre todo en el ámbito educativo. A la vez, buscamos mantener la esperanza de que el Dios en el que creemos como cristianos es un Dios de Esperanza, que va a seguir acompañando nuestra tarea a lo largo de este año.

Llevamos un gran tesoro en una vasija de barro. Que la conciencia de nuestra arcilla no disminuya la capacidad de sorpresa y asombro: “jamás un pueblo ha tenido un Dios tan cercano a él”, así reflexionaba el pueblo de Israel, pensando en el camino salvador de Dios en su propia historia. Tan cercano, que es más íntimo a nosotros que nosotros mismos. En él vivimos, nos movemos y existimos. Él está en el origen de tu ser, en el inicio de tu fe y en el comienzo de tu compromiso evangelizador.

A su llamada creadora debemos la existencia como personas, como creyentes y como evangelizadores y maestros: Por nuestros méritos no podemos apuntarnos ningún tanto en este sentido, pero nuestra capacidad viene de Dios.

No hay que preguntarse por qué nos ha llamado. Si miramos alrededor encontraremos a gente mejor que nosotros, más preparada, con más gancho. Y, sin embargo, ahí estamos. Dios nos ha llamado y a veces nos da miedo. Hasta podemos decir: “mira que no sé hablar”. Pero Él nos responderá siempre: “venga, no temas, que yo estoy contigo”. Su llamada te fortalece y te da el ánimo que necesitas. Pensémoslo en el momento actual, en este comienzo de curso que es tan diferente y tan incierto.

Las llamadas que Dios hace a cada uno son diferentes. No todos somos llamados para lo mismo. Pero todos tenemos la responsabilidad de que no falte la respuesta a ninguna de ellas. Ningún evangelizador debe ser indiferente: la responsabilidad es de todos.

¿QUÉ TESORO GUARDAS DENTRO DE LA VASIJA DE BARRO QUE HAY EN TU INTERIOR?