Un aprendizaje diferente en Santander

Hoy, como todos los días, nos han despertado con música para empezar la jornada con energía.  Antes de ir a desayunar, ya dejamos nuestras maletas preparadas para aprovechar nuestra última mañana aquí todo lo posible. Primero empezamos con un juego de preguntas con nuestros monitores, donde nuestra memoria y capacidad oral en inglés nos ayudaron a conseguir “MaX OK”, nos gustó mucho porque además de repasar vocabulario aprendimos datos y curiosidades sobre diferentes países alrededor del mundo. A continuación, fuimos a nuestra zona del albergue a elaborar documentos que nos ayudarán a recordar esta actividad para siempre. Los de 5º escribimos un periódico con noticias sobre diferentes cosas que hemos hecho y aprendido durante estos días y, los de 6º realizamos un diario personal anotando lo que más nos ha llamado la atención y lo que nuestros monitores nos han enseñado. Tras guardarlo en nuestras mochilas, volvimos a reunirnos por grupos para dar las últimas pinceladas de la temática general del campamento, una dinámica que nos ha permitido participar, cooperar, aprender y avanzar a todos los grupos, algo que nos ha dejado con muy buen sabor de boca.

Después de comer, cogimos el autobús no sin antes despedirnos de todos los que nos han ayudado, enseñado, acompañado y dado tanto cariño durante nuestra estancia. Ha sido increíble la atención, profesionalidad y paciencia que nos han brindado, y el abrazo que nos habéis dado en el autocar lo llevaremos en nuestro corazón para siempre.

Queremos dar gracias a todos los que lo han hecho posible, en especial, a nuestra directora, Verónica, que propuso, apoyó desde el minuto uno y puso en marcha esta actividad que promueve una enseñanza de calidad y un aprendizaje de la lengua inglesa, entre otras muchas cosas, de una manera real ya que los monitores, nativos, nos animaban a participar en conversaciones sobre diferentes aspectos del día a día. También al claustro de profesores por adaptar sus clases durante este período para que los compañeros que se quedaron no perdieran el ritmo escolar, y, por supuesto, a nuestras familias por la confianza en el colegio una vez más.

Decimos adiós al Albergue Max con una mezcla de sentimientos, con mucha alegría por reencontrarnos con nuestros seres queridos, pero también con mucha pena porque estos cinco días participando en la inmersión lingüística ha sido una experiencia que nunca olvidaremos.

See you soon!

 

La inmersión va llegando a su fin

Como mañana es nuestro último día por la provincia de Santander, hoy hemos aprovechado al máximo cada momento. Después de todas las rutinas matutinas, a las que ya estamos completamente habituados, nos pusimos en marcha para una nueva clase práctica. Esta vez nuestro objetivo era aprender y repasar todos los conceptos relacionados con la flora, y luego concretar las últimas dinámicas en hortalizas y verduras. Todos visitamos el huerto que aquí tienen, y los de 5º por grupos elegimos una planta para dibujarla escribiendo sus partes; los de 6º en cambio, elegimos una individualmente y la dibujamos, para después explicar sus características a nuestros compañeros. A continuación, practicamos el vocabulario aprendido mediante unos divertidos juegos fuera, aprovechando que el sol decidió salir a acompañarnos en esta jornada. Antes de comer, tuvimos un ratito de “free time”, algo que nos encanta y que aprovechamos para jugar y conversar con los compañeros en nuestra lengua materna.

Por la tarde, nos subimos al autobús para visitar la zona del Palacio de La Magdalena, primero vimos a los leones marinos y pingüinos, después nos explicaron toda la historia del lugar y acabamos jugando con nuestros monitores en la playa, disfrutando de las preciosas vistas y la estupenda temperatura.

En nuestra última noche nos han preparado un juego, en el cual nuestra destreza con el inglés y nuestra agudeza harán que tengamos más posibilidades de completarlo. ¡Qué ganas de empezar!

¡A por nuestra última noche!

 

 

¡Seguimos en Entrambasaguas!

Hoy amaneció el día con lluvia, por lo que después de desayunar, tuvimos una clase práctica sobre el mundo animal, y más concretamente el marino, para repasar las palabras y conceptos aprendidos ayer. Primero cantamos la canción “Under the Sea” de la película de La Sirenita, una manera de recordar el vocabulario con ritmo y entusiasmo. A continuación, visionamos un original vídeo sobre los cetáceos y al acabar, Sandy nos hizo preguntas sobre el mismo. Los que acertamos nos llevamos nuestros correspondientes “Max OK”, necesarios para avanzar en la temática general del campamento. Después hicimos un taller de marionetas en el cual creamos nuestros propios animales del fondo del mar. Los alumnos de 6º tuvimos que contar a todos nuestros compañeros las características del animal que habíamos elaborado y los de 5º realizamos un teatrillo con los nuestros por grupos. Como seguía lloviendo, hicimos varios juegos interactivos donde pudimos poner en práctica lo aprendido hasta ahora.

Después de comer, nos dirigimos al Museo de Altamira, donde primero pudimos visitar la exposición permanente: “La vida en tiempos de Altamira”, allí descubrimos a los habitantes de la cueva y pudimos ver cómo era su aspecto, sus vestimentas, sus adornos, su arte…entre otras muchas cosas. Tras este didáctico paseo por las salas, pasamos a la Neocueva, una acertada réplica de la cueva, que presenta Altamira tal y como era hace 36000 y 13000 años, cuando la habitaron distintos grupos de personas. Hemos podido percibir por qué, desde su descubrimiento, ha atraído a estudiosos, artistas y a todo tipo de personas por su interés científico y por su belleza.

A media tarde, merendamos en Santillana mientras Sandy nos explicó la historia se este precioso pueblo. Sus empedradas calles y pintorescos edificios nos permitieron disfrutar de un bonito paseo para finalizar la jornada.

De vuelta al albergue, tras la ducha y cenar apetitosamente, hoy nos relajaremos con una fiesta nocturna tras el rutinario repaso.

¡Mañana será otro día lleno de sorpresas, actividades y conversaciones en inglés!