Tras las huellas de Santa Bonifacia

Esta fría mañana de enero, pusimos rumbo a Salamanca con la intención de conocer el lugar donde Santa Bonifacia, junto al Padre Francisco Butiñá, fundó la Congregación de Siervas de San José, tras montar su propio taller de cordonería  y pasamanería, en el que trabajaba con los valores de la Familia de Nazaret.

Los alumnos de 3º, 4º, 5º y 6º de Educación Primaria visitaron la  Casa de Santa Teresa, lugar al que entraron con un gran respeto para conocer lo que allí aconteció de la mano de Josefina y Vicenta, dos Siervas de San José con mucho que contar. En esta casa, vivió Santa Teresa cuando llegó a Salamanca para fundar el Convento de las Carmelitas Descalzas, mientras en su celda escribía las palabras que darían forma a sus conocidas obras.  Pero lo que más les impactó es que entre aquellas paredes vivió Santa Bonifacia Rodríguez de Castro. Allí comenzó su proyecto de vida, una obra que sigue aún latente en muchas partes del mundo, entre aulas de colegios, talleres donde se dignifica a la mujer y oraciones impregnadas de la solidaridad y recogimiento característicos de la Madre Bonifacia.

Desde allí, nos dirigimos al colegio Sagrada Familia, no sin antes visitar los puntos más emblemáticos de la imponente y bella Salamanca, entre ellos la calle donde nació Santa Bonifacia. En este colegio, se encuentra la capilla donde se conserva su sepulcro, lugar donde realizamos una bonita oración que nos invitó a la reflexión de todo lo aprendido, vivido y sentido en esta significativa jornada.

Además no pudimos elegir mejor día, porque hoy conmemoramos el histórico 23 de enero de 1907, fecha en la que la Comunidad de Zamora se unió con la de Salamanca.

¡Vuestros pasos son nuestras huellas a seguir!